Acerca de mi

 

Mi vocación hacia la psicología y los temas sociales estuvo clara desde muy temprana edad. Con 12 años comencé a realizar labores de voluntariado en diferentes organismos y, desde que inicié mi andadura laboral, esta ha estado vinculada siempre al trato con personas de una u otra manera y es lo que más me apasiona.

Mientras estudiaba psicología, debido a un problema de salud, empecé a interesarme, casi sin darme cuenta, por la alimentación. Este problema me provocaba, además de dolor físico, un gran malestar emocional hasta el punto de llegar a desarrollar un gran temor a comer fuera de casa, ansiedad, frustración, culpa y rabia, en definitiva, a comer con miedo a que cualquier alimento pudiera sentarme mal. Cuando uno come desde el miedo su relación con la comida es insana, solo comiendo desde el amor se puede tener una buena relación. Investigando soluciones al problema digestivo que llevaba años acompañándome, descubrí la alimentación energética y con ella aprendí a conocer el efecto que cada alimento provoca en nuestro cuerpo físico, mental y emocional. Esto fue una gran ayuda, pues mis síntomas se vieron claramente reducidos, pero algo faltaba.

Me di cuenta de que, obviamente, lo que uno come es muy importante, pero también lo es el cómo lo come. Por este motivo, fui a dar con una herramienta maravillosa como es el mindfulness y empecé a formarme en su aplicación a la alimentación, mindful eating o, lo que es lo mismo, alimentación consciente. Yo ya estaba familiarizada con la meditación y las técnicas de relajación, pero, para mí el hecho de descubrir que podía aplicar esto a cualquier situación fue revelador y me ayudó a vivir de una manera plena y consciente. Por fin noté que estaba todo en su sitio.

 

Todos tenemos la capacidad para cambiar nuestra salud física, mental y emocional.

Desde entonces, me dedico profesionalmente a ayudar a personas a mejorar su relación con la comida y a acompañarlas en este proceso hacia la salud y el bienestar. No creo en las dietas, ya que sus efectos son tan solo a corto plazo y, tras ellas, vuelve de nuevo la frustración y la ganancia de peso. Sigo un enfoque, por tanto, que se basa en las no dietas, no restricciones y en la flexibilidad. Creo que cada persona es la mejor experta en su propio cuerpo y que este nos habla, no con palabras, pero nos habla. Ayudo a las personas a conectarse consigo mismas, a aprender a escucharse y darse en cada momento lo que necesitan. Para ello, trabajo conjuntamente con la persona que acude a mí para adoptar hábitos saludables sin tanto esfuerzo, reconocer y gestionar sus emociones, aceptar y amar su propio cuerpo y todo lo necesario en su crecimiento personal.

Te puedo atender mediante sesiones presenciales en Bilbao o en cualquier punto vía Skype. También puedes conocerme en alguna de las charlas que ofrezco o en los talleres que imparto.

Sé que ahora mismo esto que te cuento te puede parecer muy complicado, incluso imposible, pero te digo por propia experiencia que todos tenemos la capacidad de cambiar nuestra salud física, mental y emocional. Es un proceso que no ocurrirá de un día para otro, pero junt@s trabajaremos para que sea posible y, créeme cuando te digo que merecerá la pena. Te invito a que contactes conmigo y hablemos acerca de cómo podría ayudarte.

Marisa Maza Fernández